Tal vez pocas personas saben lo que se siente extraviar a su mascota. Tal es el caso de Sarah Mclellan, una chica de 33 años que estaba muy triste al saber que su perrito había desaparecido.

Sarah junto a su esposo pasaron el fin de semana buscando al perro salchicha de pelo largo llamado Ralph. Contaron además con la ayuda de voluntarios así como una página web para poder obtener mayor información, sin embargo, no era suficiente.

Después de varios días de búsqueda, finalmente, ocurrió algo increíble. Edie, la hermana de Ralph, mientras paseaba, olfateó a su hermano en la cueva de un conejo, tras una exhaustiva búsqueda de cinco días.

Ralph se encontraba bajo tierra en una cueva hecha por los conejos cerca de su casa. Después de dos horas de excavar cuidadosa, finalmente el perro fue rescatado. “Los agujeros de los conejos son como laberintos y él debió haber pasado por un agujero pero se quedó atascado”, dijo Mclellan.

Después del mal momento que pasaron los dueños de la mascota, no dudaron en tomar fotografías de Ralph cubierto de tierra al instante de encontrarlo para compartir en redes sociales la exitosa búsqueda. Era de esperarse que las mismas se harían virales.