Quienes son capaces de trabajar en equipo entienden la riqueza de entablar relaciones humanas adecuadas en los diferentes campos de la vida.

En la película “Gladiador” Máximo Décimo crea una conexión tan estrecha con los gladiadores que más adelante cuando ya no necesitan apoyarlo o seguirlo, decidirán quedarse junto a él, incluso poniendo sus vidas en peligro. Hombres de dudosa reputación y lealtad acaban siguiéndole.

Termina por convertirse de modo natural en su líder, por su autoridad. Le respetan por sus cualidades, por el honor que muestra, por su autenticidad. Confían en él y lo admiran.

Todos aquellos que saben trabajar en equipo son personas interesadas en conocer los argumentos de los otros y reconocen el valor de discutir sobre distintas ideas que produzcan beneficio y no se afanan por imponer sus ideas sino enriquecerlas.