Un hombre en estado de ebriedad mejor conocido como Tim Crowley, se encontraba en casa de su vecino en Utah, Estados Unidos, donde se encontró un ave pequeña que estaba herida y decidió mandarlo al veterinario en Uber debido a que él no podía conducir por su estado.

La conductora de Uber, Christy Guynn quien se encargó de trasladar al animal al centro de rescate, afirmó a FOX News que al llegar al domicilio de Tim, le explicó que el ave cayó del árbol y que estaba herido.

Agregó que Crowley y sus vecinos ya se habían comunicado al Centro de Rehabilitación de Vida Silvestre del Norte de Utah y que efectivamente, allí lo podían atender. 

La conductora no tuvo ningún problema en llevar al animalito hasta el destino, siempre y cuando se pagara su servicio normalmente. Después de 25 minutos, la conductora finalmente llegó al centro de rescate donde atendieron al ave, que se recuperó de sus heridas. 

El centro publicó fotos del animal en su cuenta de Facebook, acompañada del siguiente mensaje: “Mientras sentimos que lo hemos visto todo, siempre hay alguien ahí fuera para demostrar que nos equivocamos”