Hoy en día, la belleza se ha convertido en un argumento básico en cuanto a consumo se refiere. La sociedad lo ha llevado a estar obsesionada en la apariencia y en la simulación de una realidad sublime.

En esta escena de la película “Belleza Americana”, nos demuestra que todo es bello, lo mas pequeño, lo más insignificante, que el mundo esta lleno de belleza.

La mayoría de nosotros aprecia las cosas que ordinariamente llamamos bellas; el individuo aprecia el arreglo de los objetos o los detalles que están en ellos.

Hay pocas personas que no puedan apreciar la belleza de la naturaleza. El goce de esto varía mucho, desde quien apenas lanza una hojeada a una escena, paisaje, puesta de sol o cualquiera otra expresión visual de la belleza, todo es cuestión también de interés y percepción.

Si el hombre dedicara un poco más de tiempo y atención a la apreciación de lo que pueda hallar en su vida, y si al mismo tiempo coloca sus experiencias, podrá elevar su conciencia y sus ideales hacia un plano más alto y más armonioso.