Tener esperanza es un estado de animo, nuestro motor emocional, la base para comprometernos con la vida.

“Billy Elliot”, es la historia de un niño que se ve obligado a tomar clases de boxeo. Su esperanza y motivación lo mantienen para perseguir su sueño real, sin importar lo que haya en su contra.

La esperanza está directamente relacionada con nuestro sentido de la posibilidad de obtener algo. La felicidad y el optimismo no pueden existir sin esperanza, pero la esperanza puede existir sin la felicidad o el optimismo.

La esperanza tiene que ser real, podemos llegar a tener un falso optimismo y pretender ser feliz, pero muy en el fondo sabemos si realmente tenemos o no esperanza. Tienes que saber que no podemos engañarnos a nosotros mismos.

Requiere de una voluntad para poder experimentar la esperanza, para ver qué funciona y qué no, esto nos permitirá ver el fracaso como un camino en nuestro aprendizaje.