La equidad se caracteriza por el uso de la imparcialidad para reconocer el derecho de cada uno, utilizando la equivalencia para ser iguales.

La sonrisa de Mona Lisa es una película ambientada en los años 50, narra la lucha de una profesora de historia del arte por inculcar a sus estudiantes la importancia de luchar y reivindicar los derechos de la mujer. La historia se desarrolla en una universidad femenina anclada en la tradición y el conformismo. Con esta película se aprende la importancia de la igualdad entre hombres y mujeres, como también la lucha contra los estereotipos de género.

La tarea fundamental de la equidad de género es ofrecer a todas las personas, independientemente de su género, las mismas oportunidades y tratamientos para garantizar el acceso a sus derechos.