Actualmente los programas de televisión más allá de entretener, inspiran y aportan un valor añadido al espectador. Debido al estado en que se encuentra la sociedad actual, muchas de estas series nos pueden servir de inspiración; en algunas encontramos detalles y similitudes a nuestra situaciones personales.

“Dos chicas en quiebra” trata sobre la vida de dos camareras, una chica de clase media y una ex-millonaria, que trabajan juntas en un restaurante y que tienen un sueño en común, abrir un negocio de cupcakes, pero para ello necesitan alcanzar la cifra de 250.000 dólares.

Esta serie es uno los mejores ejemplos sobre cómo todo emprendedor tiene que empezar desde cero, viviendo el día al día, superando obstáculos para alcanzar su objetivo.  El camino al éxito no es fácil y esta serie nos muestra muchos de los sacrificios y retos que un emprendedor debe pasar antes de tener su propio negocio.