La prudencia es una orientación hacia nuestro futuro personal, una forma de razonamiento que ayuda a lograr los objetivos individuales de manera eficaz. Las personas prudentes muestran una preocupación por las consecuencias de sus acciones y decisiones, teniendo un enfoque moderado de la vida, y luchando por el equilibrio entre sus objetivos y metas.

Melvin Udall, en la película “Mejor imposible”, es un escritor obsesivo, con actitudes desagradables, tendrá que medirse y seleccionar la forma y el mensaje que quiera transmitir adecuadamente con un objetivo.

Las personas prudentes buscan cumplir sus metas, la fuerza que los hace tomar los riesgos necesarios para alcanzarlos. Viviendo de una forma proactiva sin limitarse a lo que la vida les pone.

A veces tomamos decisiones a la ligera, como van, sin medir consecuencias para nosotros y para los demás. Y habrá errores de los cuales hay que aprender.