Jami Ledbetter, una mujer de 42 años de edad acudió a un centro estético en Estados Unidos para hacerse un ‘microblading’ para lucir unas bellas cejas, pero el resultado que obtuvo fue salir del establecimiento con cuatro cejas.

Jami comenta que sus hijas le hicieron un regalo después de comprar un bono de descuento por Internet a 250 dólares, pero lamentablemente, la mujer vivió la experiencia de no creer en todo lo que viene en la web.

Como era de esperarse, Ledbetter, se sentía devastada, intentó maquillar sus cejas para ocultarlas, pero fue imposible. Según la afectada, nada parecía mejorar luego de haber pasado seis semanas desde que se realizó el procedimiento.

Aunque para muchos resultó gracioso, para Jami no. Comentó que sintió mucho dolor debido a que la mujer que se encargó de hacerle el procedimiento, le quemó demasiado la piel con agujas o una pequeña cuchilla para pigmentar las cejas.

Por si fuera poco, asegura que su autoestima está perdida. Por la negligencia de otras personas, Jami, prefiere no salir a la calle. Incluso la pareja con la que salía en ese momento ya no la buscó más por su apariencia.

Finalmente, después de toda la pesadilla que vivió la estadounidense, le recomendaron hacer una cita con personas expertas en el procedimiento, por lo que ha acudido desde el mes de febrero para borrar las dos cejas de más que le tatuaron. Ahora la mujer está en espera de que todo vuelva a la normalidad en su frente.