El autocontrol es una capacidad racional que tiene el ser humano para que sea capaz de reflexionar ante sus deseos y acciones con argumentos.

A falta de autocontrol, una persona se deja guiar por su impulso, pero después, se arrepiente de haber reaccionado de una forma determinada debido a que cuando se actúa bajo el efecto de ira no se tiene una visión clara de la realidad.

En la película Se Busca, Weslety, es un joven oficinista aburrido de su vida que sufre ataques de ansiedad. No presenta una personalidad definida y se ajusta a la perfección al hombre medio invisible contemporáneo. Un día no logra autocontrolarse por lo que pierde su empleo.

Es importante mencionar que el autocontrol es una virtud que muestra sabiduría, por esta razón, es más frecuente que una persona tenga mayor control sobre sí misma en todo tipo de situaciones cuando ya tiene una edad y experiencia práctica.

Cuando una persona no tiene autocontrol pierde los nervios ante una situación y reacciona de forma imprevisible. Para tener autocontrol se tiene que crear un mundo interior y dejar a un lado las circunstancias externas entendiendo que la verdadera felicidad depende de tu actitud.