Sarah Hoppen tuvo uno de los acontecimientos más difíciles en su vida; la pérdida de su madre hizo difícil la travesía no solo de necesitar la compañía de una mujer en momentos cruciales de su vida, sino también, organizar su boda sin los consejos cercanos de la mujer que le dio la vida.

Sin embargo, pudo contar con el apoyo incondicional de su padre, fue crucial para celebrar uno de los días más importantes de su vida.

“Su reacción superó por mucho mis expectativas” dijo Sarah, “Es increíble capturar un momento así en fotografía para que podamos recordarlo para siempre”