Al hablar de belleza la mayoría de las personas piensan enseguida en cosas como, cosméticos, tratamientos estéticos, que nos ayudan para dar una apariencia resplandeciente y atractiva que, con frecuencia, suele ser artificial. 

“Cuestión de tiempo”, una película romántica y dramática, cuenta la historia de Tim Lake, que a la edad de 21 años, su padre le cuenta que los hombres de su familia tienen un don especial: la capacidad de viajar en el tiempo. Viéndolo como una fórmula para ser feliz, evitando errores y regresando el día para solucionarlos, pero al final se da cuenta del gran mensaje; que viviera cada día de nuevo casi exactamente igual que la primera vez con las tensiones que nos impiden ver lo lindo que es el mundo, pero la segunda vez notándolo. 

Esta fortaleza forja conexiones con el universo y ayuda a proveer de significado a nuestra vida. La apreciación por la belleza y la excelencia es sinónimo de admiración y asombro.  

Se observó que la apreciación de la belleza aumenta ligeramente con la edad y la educación, y las mujeres tienden a apreciar la excelencia moral levemente más que los hombres.  

Saber reconocer y disfrutar la belleza, las cosas bien hechas constituye una fuente de placer y bienestar muy importante para el ser humano.