Uno de los acuarios cilíndricos más altos del mundo con una altura de 24 metros y con capacidad para un millón de litros, ubicado en la plaza comercial Okeanya de Moscú se rompió al interior de la misma.

La fuga se produjo después de unos trabajos técnicos. A consecuencia del incidente, una de las escaleras mecánicas aledaña al tanque de agua dejó de funcionar y algunas tiendas cercanas se inundaron.

En una grabación obtenida por uno de los testigos, se observa el agua saliendo de la pecera. Afortunadamente, el único saldo que trajo el percance fueron las tiendas que se encontraban cerca de la pecera y el tiempo en que permaneció cerrado el lugar.