Una pequeñita de tan sólo cinco años de edad que vive en Inglaterra llamada Harmonie Allen hoy nos da una lección de vida. Debido a una meningitis detectada al primer año de vida, le amputaron sus brazos y piernas.

Según medios, los doctores le habían dado un 10% de posibilidades de vida a la pequeña debido a la gravedad de su enfermedad. Sin embargo, Harmonie desafió la muerte y logró curarse.

A sus tres años de edad ya dominaba caminar con su prótesis y estuvo en una media maratón en marzo de 2019, indicó el medio británico.

Su valentía y fuerza ahora le permiten practicar gimnasia. La pequeña es capaz de hacer varias piruetas y saltos sin la ayuda de sus prótesis.

“En cuanto a los movimientos y aparatos, los entrenadores la ayudan y ella encuentra su propia manera de hacer las cosas”, afirmó Freya Hall, madre de la niña.

“Es realmente importante mantenerla activa y quiero que Harmonie sepa que puede hacer cualquier cosa que se proponga en la vida, para que no vea barreras”, agregó la madre.