La inteligencia social es la capacidad que tenemos los seres humanos para poder relacionarnos con los demás de una manera empática. También, nos ayuda a comunicarnos de una manera más efectiva.

Cabe destacar que la inteligencia social va de la mano con la inteligencia emocional, ya que gracias a ellas mejoran nuestras relaciones interpersonales.

En la película “Shrek 2” se observa un claro ejemplo de la inteligencia social aplicada por Fiona, cuando intenta explicarle a Shrek que ella cambió su vida para adaptarse a la suya y le pide que haga el esfuerzo por hacer lo mismo. Por el contrario, Shrek, enfadado le dice que él no piensa cambiar su vida, lo que provoca inestabilidad en su relación.

Sin duda, el ser humano que es capaz de poseer inteligencia emocional, toma en cuenta a las personas que lo rodean, de esta forma es como sus relaciones interpersonales se enriquecen.